> Historia sobre el preservativo.

Post: 620.

Historia del preservativo El preservativo es uno de esos inventos que parece totalmente innovador, de creación muy moderna y, desde luego, fundamental e indispensable hoy en día. En el llamado “Primer mundo” el preservativo es el método anticonceptivo más utilizado y ha llegado a ser un artículo corriente dentro de farmacias y otros establecimientos, incluso en los WC de muchos bares e institutos. Pero ¿cómo ha llegado hasta nosotros este método anticonceptivo?.

Los primeros rastros que dejó el preservativo en la historia podemos hallarlos en la civilización egipcia, hacia el año 1.000 a.C, aunque sólo hemos podido corroborarlo a través de representaciones pictóricas, con lo que los historiadores no tienen claro el fin con que los empleaban.

Hacia el año 100 a.C también se encuentran manifestaciones artísticas de este tipo en Francia, con lo que es seguro que el condón también había llegado a Europa.

Las pruebas en documentos escritos ya tenemos que situarnos en el año 1.500, de la mano del italiano Fallopius (por quien se llamó así a las Trompas de Falopio). Se refería a una envoltura de lino con la que protegía a los hombres de contraer enfermedades como la sífilis.

Los primeros preservativos que han llegado a encontrarse, sin embargo, estaban hechos de intestinos de animales y se sitúan en la Inglaterra de finales del siglo XVII. Alrededor de esta época los preservativos ya son hechos con tripas de animales y los hombres han llegado a adivinar el remedio que suponen como método anticonceptivo y frente a enfermedades de transmisión sexual.

Los japoneses también utilizaban preservativos en esta época. Principalmente de dos tipos: uno hecho de cuero fino y otro hecho con caparazón de tortuga o marfil.

Para llegar a los preservativos hechos de goma se tuvo que esperar hasta 1.844, de la mano de Charles Goodyear. La ciencia fue avanzando en la década de los treinta se investiga y se sustituye el caucho por el látex líquido, material base de los condones de hoy.

La polémica siempre ha ido de la mano del condón. En Estados Unidos se prohíbe el uso de preservativos a principios del Siglo XX, por eso durante la I Guerra Mundial, los soldados americanos son lo que contraen más enfermedades venéreas en el frente. En el anecdotario de la historia se cuenta que el asistente del Secretario de Marina distribuía condones entre las tropas a espaldas de éste, que como los políticos de la época, no permitía el uso del condón. Este asistente era Franklin Delano Roosvelt.

También estuvo prohibido el preservativo en la Alemania Nazi entre personas de raza aria, para propagar la genética autóctona pero en este caso los alemanes fueron mas prácticos y cautos y las autoridades permitieron el uso durante la II Guerra Mundial. Incluso llegaron a hacer campañas y eslóganes como “No te olvides, póntelo antes de que te contagien”.

A partir de entonces, se produjo la liberación sexual, promovida por el Movimiento Hippie, sobre todo, y el preservativo empezó a ser de uso común. Se crearon otros métodos anticonceptivos, asumidos por la mujer como la píldora, el diafragma o el preservativo femenino. Pero la verdad es que ninguno de estos métodos ha logrado ser tan fiable como el preservativo masculino y desde luego, en el plano de contagio de enfermedades venéreas aún más.

Cuando el VIH hizo su aparición en la década de 1.980, fue claro al menos para las autoridades sanitarias de los países desarrollados, que había que promover ampliamente el uso del condón y del sexo seguro para evitar la propagación del SIDA, una epidemia de posibles dimensiones apocalípticas. Se han realizado muchas campañas pero los resultados no son muy elocuentes.

En la actualidad, el 25% de los infectados por VIH en los Estados Unidos, son adolescentes y la tasa de crecimiento es mayor en mujeres adolescentes. Sin embargo en muchas escuelas públicas aún se oponen a la distribución de condones entre los estudiantes.

En la década de los 90 se introdujeron en el mercado numerosos y diferentes tipos de condones. Por primera vez se vendieron condones de poliuretano. En 1.993 la producción anual de condones era de 8.5 billones.

Hoy en día en supermercados, droguerías, máquinas dispensadoras, bares, farmacias y en muchos lugares públicos se expenden toda clase de condones: lubricados, con espermicida, muy sensibles, sensibles, delgados, muy delgados, extra-resistentes, de colores, rugosos, con múltiples aletas, con sabores a menta, vainilla piña colada, para mujeres y para sexo oral, cortos, largos, gruesos.

Onion - Rodrigo Su publicidad enfatiza en el placer y en la seguridad.

Todo esto hasta llegar a nuestros días, cuando todavía no está aceptado por las instituciones religiosas pero su venta es legal y en muchos casos necesaria.

Vota este artículo:

Previous
Next Post »

4 comentarios

Write comentarios
2 de septiembre de 2010, 11:48 delete

¡No tenía ni idea de que se había inventado hace tanto! Gracias por contar su historia :)

Reply
avatar
Bruno
AUTHOR
2 de septiembre de 2010, 15:30 delete

Te ha quedado un artículo estupendo.

El preservativo, ese gran invento.

Salu2.

Reply
avatar
Celso
AUTHOR
2 de septiembre de 2010, 16:43 delete

Un artículo interesante sobre este gran invento.

Te ha quedado muy bien.

Un abrazo.

Reply
avatar
Cristina
AUTHOR
2 de septiembre de 2010, 22:05 delete

Que buen artículo de un maravilloso invento aunque parezca mentira que la iglesia prohiba su uso.

En fin, te quedó un buen artículo.

¡¡ UN BESITO !!

Reply
avatar