La dama de la fuente.

Demasiadas mujeres como ella habían sido encantadas, unas veces por su propia voluntad, otras tantas como castigo por las obras que realizarán a disgusto de terceros. Pero había demasiadas repartidas por todo el mundo.

En las historias que oía contar a los excursionistas, había descubierto la extensa tradición que existe en torno a ellas aquí y allá.
Fayettes en Francia; fenettes en los Alpes Occidentales; lamiñaks en el País Vasco francés; alojas y encantadas en Cataluña… y así podría seguir, enumerando los diversos nombres por los cuales se las conoce. No obstante, había uno en concreto por el cual nadie podía admitir confusión alguna y por el cual siempre se las conocía allá donde se mentaran, eran ante todo Damas de las Fuentes.

La historia de cada una de ellas siempre solía arrastrar una triste historia con un cruel final que ya no había manera de enmendar y a la cual quedaban atadas de por vida a no ser que alguien las desencantara. Esto solamente podía ocurrir un día de los trescientos sesenta y cinco que cubren el año, pero las horas que medían esta posibilidad se reducían a la noche, a una noche mágica, la de San Juan.

En esas horas nocturnas, los mundos se cruzan y la posibilidad de liberarse del hilo de oro que les ata al fondo de las fuentes y, en definitiva, a su encantamiento, se hace patente.
Estas Damas de las aguas o espíritus de la naturaleza, como a veces también se las denomina, son corrientes en el norte de España, Francia y en toda Europa, en lugares donde la naturaleza se mantiene viva y radiante, aislada de la civilización y el contacto humano. Para estas Damas supone una cárcel, a veces impuestas y, otras tantas, elegida por ellas mismas para eludir cualquier retazo de su memoria que pueda ser rescatado de sus recuerdos más dolorosos.

Quien tiene el privilegio o la desgracia, según se mire, de encontrase con una de ellas, bien podrá observar su innegable belleza. Todos coinciden en destacar sus cabellos dorados dando sombra a unos espléndidos ojos verdes, atormentadores, y su figura que se muestra traslúcida, dejando ver a través de ella la profundidad de la naturaleza que se extiende a su alrededor. Si bien su anatomía adquiere solidez en la noche de San Juan, son los menos quienes disfrutan de esta imagen opaca.
Quien se cruza en su camino con estas damas, brujas o hadas, lo hace normalmente muy cerca de donde se encuentra su morada, pues el hilo dorado que las retiene no les deja un radio de acción muy amplio.

Ellas eligen su propia prisión, su propia fuente, y sus virtudes y poderes con respecto al agua que de ella mana son totalmente controladas por estos bellos seres.
Ella, que había olvidado ya el nombre por el que la llamaran en su vida humana, se encontraba ansiosa por la noche venidera, la de San Juan que se encontraba cerca. Soñaba con la posibilidad de ser liberada, pero al tiempo su imaginación se perdía intentando recrear una vida fuera de aquellas aguas y no conseguía más que enfurecerse al darse cuenta que si no podía apenas recordar su vida anterior, ni los motivos que la habían recluido allí, ¿cómo podía empezar una nueva vida siendo lo que antes fue?. No lo sabía, pero en su fuego interno brillaba la llama de la humanidad que aún le quedaba, el calor del sentir humano.

Vagamente pudo desbastar sus recuerdos para rescatar entre la ganga, una débil imagen de aquel que amara siglos atrás, su hombre. Una cara confusa se mostraba ante ella costándole retenerla por mucho tiempo, sin llegar a adivinar unos rasgos precisos que le infirieran una personalidad real.

La Dama había sufrido su encantamiento a raíz del abandono, su hombre había marchado un día sin más y no lo volvió a ver nunca. Los días habían pasado como lápidas que albergaban los pedacitos de su alma que iban muriendo poco a poco, hundiéndola en la tristeza más absoluta y privándola de los placeres que la vida pudiera otorgarle por otros medios. Hastiada y sumida en la soledad, sin reparo y dolida hasta la médula, abandonó su hogar y se dirigió al bosque. Allí donde una fuente brotaba ella hundió su mano y bebiendo sus aguas admiró la belleza, la paz y la pureza que la fuente transmitía, y la envidió, quiso ser aquello que veía y el encantamiento se produjo. No fue fuente, pero quedó atada a ella para siempre.

Cada vez que el agua fluía se llevaba consigo un trocito de dolor, un pedazo de futuro inconcluso, de sueños, de miradas, de nostalgia… poco a poco la memoria se fue volviendo efímera y solamente podía pensar en la tranquilidad que la naturaleza colindante le brindaba. Pero lo cierto es que, en el fondo de su corazón, había algo que persistía y se resistía a morir, luchaba contra la naturaleza mágica del ser en el que se había convertido, impidiendo que su amor perdiera terreno ante el olvido.
Pero al final, el sentimiento se había vuelto opaco, sabía que estaba ahí, pero no comprendía los motivos ni el origen.

De vez en cuando, en las proximidades de la noche de San Juan, cuando su cuerpo dejaba de ser una transparencia, su corazón se mostraba rebelde y latía con tanta fuerza que podía oír sus latidos como gotas de lluvia en una cueva, entonces las imágenes se sucedían como destellos breves que le punzaban dolorosamente pero no daban claridad a su sufrimiento.

El destino, así de juguetón como es, quiso que un excursionista llamara su atención con su encantadora melodía y, siguiendo las notas que emitiera, se aproximó a uno de los matorrales cercanos a la fuente. Con las manos separó delicadamente los matojos, dejando un hueco libre para asomar la cabeza. Un pastor joven se hallaba sentado en una roca. Estaba solo, no había rebaño, pero reconoció en él el aroma de su oficio y los atuendos en los que se encontraba encamisado.
Lo miró con atención, encontró en él rasgos familiares que no supo asociar, rasgos que el tiempo se había llevado en el olvido.
Su corazón palpitó fuertemente sin sentido aparente, lo observó largo tiempo, de forma abusiva, como queriendo retener aquel momento por el resto de sus días.

No solía pasar mucha gente por allí y, cuando lo hacían, evitaban acercarse a la fuente por temor a cualquier tipo de magia que pudiese condicionar sus vidas.
El muchacho parecía, por el contrario, bastante tranquilo. Antes que la noche cayera sobre el bosque, el joven pastor se levantó y se fue. La dama lo siguió con la vista hasta que la maleza hubo borrado sus sombras. Una pequeña punzada en el pecho le hizo soltar una lágrima que se unió al caudal de la fuente.

Recordó entonces que no era la primera vez que sus lágrimas se mezclaban en las aguas de aquel manantial. Tan pronto como hubo advertido este hecho, con la misma rapidez que se avino a ella, se marchó sin mas. Únicamente quedó en ella ese sabor amargo y seco de la sed no saciada, esa pastosidad y dificultad de tragar.
La congoja se hizo manifiesta en ella. En ese momento deseó que el muchacho volviese al día siguiente, no supo si su poder había sido el causante de la vuelta del pastor al día siguiente, pero se alegró de verle de nuevo. Volvió a entonar una dulce canción que resultaba extrañadamente familiar a la dama prisionera.

Pero no podía recordar, solamente sabía que le gustaba aquella música y la disfrutaba henchida de felicidad. Día tras día, el joven deleitaba con su cadencia a la encantada y pronto fue que un ardor fue creciendo en su pecho. Sabía que pronto llegaría la noche mágica y había decidido poner a prueba al joven para que intentara liberarla, de nuevo tenía ganas de ser humana, tan sólo por sentirse junto a aquel que despertara en ella tan profundos e inexplicables sentimientos.

El día de la noche de San Juan el joven pastor no vino como de costumbre recién entrada la tarde. La dama conoció la desesperación y rabió por dentro, caminaba rápidamente de un lado a otro, rodeando la fuente, pensando en los motivos que podían haber llevado al muchacho a desertar de su faena diaria. Temió no volver a verlo jamás. Otro flash asomó a su mente, el del abandono que sufriera justo antes de verse atada a aquella fuente. Se evaporó dejando una amarga sensación. La angustia empezaba a emerger lentamente, como un licor que se destila a fuego lento. Pero todo su malestar se esfumó repentinamente cuando llegó a sus oídos un sonido de ramas no muy lejano. Se asomó por dónde tenía costumbre y allí estaba él.

Esta vez su perfume era diferente… olía a agua de rosas y su atuendo se mostraba distinto, más elegante de lo que solía. Sacó su pequeña flauta y entonó una vez más aquellas melodías que tanto le gustaban a ella. Entonces la noche se vino lenta, dejando poblar el cielo de estrellas con calma. La Dama se miró detenidamente mientras su cuerpo se solidificaba. Se miró las manos que perdían transparencia, sus pies desnudos ocultando la hierba bajo ello. El joven seguía allí.

Ella apartó los matojos que hasta entonces le habían permitido robar las notas de aquella música a escondidas y se aproximó al joven con cautela. El pastor se volvió sin dejar de tocar. Cuando estuvieron lo suficientemente cerca, el muchacho cesó su melodía y le sonrió ampliamente.
Ahora, el sentimiento de familiaridad del muchacho había crecido sobremanera. Se sentía muy cercana a él. Entonces, el pastor miró con ternura el tobillo de la dama y apreció el cordón dorado que la ataba. Se agachó y rozó delicadamente su pie. Entonces agarró el hilo y lo siguió hasta la fuente con cuidado de no romperlo.

Una vez frente al origen del manantial se asomó estudiando el fondo. Tiró cuidadosamente del hilo hasta que el extremo salió del agua. La Dama estaba libre por fin.
Entonces, el chico se acercó a ella y la abrazó. Se separó unos centímetros y acarició su cara.
- Estás tan bella como te recordaba, amor mío –. Dijo el pastor con una lágrima asomando sin llegar a brotar.
- ¿Lucio?, ¿eres tú?-. Su mente volvía a recobrar los recuerdos perdidos por los años, poco a poco las incógnitas se fueron transformando en afirmaciones.
- Eres tú, eres tú… –, y se echó a llorar henchida de felicidad.
- Sí, amor mío, Evangelina… soy yo.-, y la besó con dulzura.

Ambos salieron del bosque cogidos de la mano. Lucio explicó a su amada que siglos atrás, cuando el marchara con el rebaño hacia el pueblo vecino, fue sorprendido por una cuadrilla de malhechores que pretendieron robarle, ante este suceso, Lucio no pudo más que defenderse a golpe de bastón. Pero la mala fortuna quiso que los ladrones estuvieran al servicio de un poderoso brujo y el joven pastor fue hechizado y condenado durante 300 años bajo la forma de piedra en el mismo camino en el que le sorprendieran.

Así, el tiempo pasó y, mientras él sufría la pena de no volver a ver a su amada, Evangelina sufría de pena y acababa encantada entre las aguas de aquella fuente. El destino quiso que, cuando Lucio despertara del encantamiento, encontrara a su amada y fueron diversas las señales que le avisaron de la ubicación de aquella que quedara abandonada sin previo aviso.

Los pueblos se hacían eco de leyendas e historias que bien le habían servido al muchacho para averiguar el paradero de Evangelina, pues muchos contaban que un espíritu de la fuente había surgido de la pena de un abandono y la descripción de aquellos que la habían visto se aproximaba con fidelidad al recuerdo que él tuviera de su amada. No obstante, la capnomancia que el pastor había aplicado tantas veces para prever un buen pasto o el tiempo venidero también había sido de gran ayuda a la hora de localizar a la encantada.

Sabiéndose olvidado por el encantamiento, Lucio se propuso ponerse al alcance de la vista de su amada para evocar en ella el sentimiento que antes se profesaban y así propiciar la cadena de acontecimientos postreros. Así fue que visitó las cercanías de la fuente sabiéndose observado y rescatando poco a poco el sentimiento que el corazón de la muchacha aún albergaba entre penumbras.

Habían pasado muchos años desde que ambos se separaran, pero ahora toda una vida les quedaba por delante, en un futuro totalmente desconocido para ellos y al que procurarían amoldarse de la mejor manera posible, pero siempre, siempre, bajo las alas de aquel amor tan profundo que había sobrevivido a lo largo de los siglos y que les acompañaría por toda la eternidad.

Previous
Next Post »

2 comentarios

Write comentarios
Celso
AUTHOR
2 de junio de 2009, 19:01 delete

Es lo bueno que tiene la noche de San Juan... es tan mágica.

Te quedó un relato bonito, digno de un buen escritor.

Un abrazo.

Reply
avatar
Isi
AUTHOR
3 de junio de 2009, 13:06 delete

Qué bonita historia!!! Me pusiste los pelos como escarpias...es súper bonita y del estilo que me gustan, de amor y con final romántico.

Jo, ¿cómo se te ocurren estas cosas? Tienes una imaginación envidiable!!!!

Un besote!

Reply
avatar