> El verano aumenta los malos tratos.

Post: 612.

El verano aumenta los malos tratos Primer fin de semana de agosto. Sábado, a las 12.20 de la mañana. La Guardia Civil detiene a un hombre en Arjona por un delito de violencia de género. Unas horas más tarde, a las 20.35 horas, detienen a otro en Martos por el mismo motivo. Domingo, día 1, a las 10.00 de la mañana, tercer detenido del fin de semana, en este caso en Los Villares y por quebrantamiento de una orden de alejamiento. El presunto maltratador tiene 28 años. A las 10.15, otro detenido, de 38 años, en Jimena. Por la tarde, a las 17.40 horas horas, nuevo detenido, también por saltarse la orden de alejamiento en Orcera. El agresor tiene 43 años. Por último, a las 0.20 horas del lunes, un tercer quebrantamiento de la orden de alejamiento durante el fin de semana. El agresor, de 32 años, es detenido en Baeza.

Es el resumen de un fin de semana negro en malos tratos. La intervención de la Guardia Civil o de la Policía Nacional en casos de violencia de género es diaria, pero en verano se incrementa notablemente. Ninguno de los casos que se han producido este fin de semana ha tenido consecuencias más graves por la rápida intervención de los agentes una vez que reciben el aviso, que en la mayoría de los casos llega de manos de la propia víctima. El protocolo es detener al presunto agresor, que puede volverse más violento una vez que sabe que la mujer ha pedido ayuda. Desde la comisaría o la comandancia, el detenido pasa en unas horas a disposición de la autoridad judicial y ahí se estudia el caso. Las órdenes de alejamiento son una de las medidas más frecuentes, pero sólo en este fin de semana se han quebrantado tres.

Más tiempo juntos.

Son varios los estudios e informes que alertan del crecimiento de los casos de malos tratos durante las vacaciones, entre ellos uno encargado por la Consejería de Justicia de la Junta de Andalucía al ahora delegado del Gobierno contra la Violencia de Género del Ministerio de Igualdad, Miguel Lorente Acosta, cuando trabajaba para esta Consejería. “Tanto en verano como en Navidad hay siempre un aumento de las situaciones de violencia. Es algo que está contrastado”, dice la coordinadora provincial del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), Natividad Redondo, que justifica esta situación por el incremento del tiempo que la pareja (donde ya se han producido casos de malos tratos previos) tiene que pasar junta. “En el IAM notamos un repunte en las denuncias, en las mujeres que acuden a nosotros pidiendo alguna medida de acogimiento y en las que acuden solicitando información”, dice Redondo.

Llegados a este punto, desde el IAM recuerdan que sus servicios de ayuda a la mujer maltratada no entienden de fechas y no cierran durante el verano. Tanto los centros de información a la mujer de la provincia siguen abiertos, como se puede hacer uso en cualquier momento del teléfono gratuito 900 200 999. Redondo también hace referencia al papel de los familiares y amigos más cercanos, para que se impliquen y denuncien. “Cada vez son más los familiares o incluso a amigos que denuncian por su cuenta los casos de su entorno o que acompañan a las mujeres durante la denuncia, algo importante para que éstas se sientan de alguna manera protegida”.

Informe.

Lorente Acosta defendía en el citado informe que el 50,4 por ciento de los casos de homicidios a mujeres por violencia machista ocurren en los tres días siguientes a que se haya producido otro asesinato de las mismas características. Es pura estadística, sólo hay que analizar uno por uno los casos que han ocurrido en los últimos años.

Según el médico forense, son varios los factores que llevan a esta agrupación de los casos, “aunque dichos elementos son de características y naturaleza muy distinta”. Así, hay factores particulares de cada uno de los casos, y otros que pueden intervenir directamente sobre las circunstancias. Aquí es donde entra el hecho de que se produzca cada año un incremento de la violencia contra la mujer en dos épocas muy concretas del año: en verano y en Navidad.

También hay factores de tipo general, que no es que directamente provoquen un efecto llamada sino que más bien, según aclara Lorente en su informe, pueden actuar como precipitantes de nuevas agresiones, es decir, el maltratador adelanta una idea que ya venía manejando dentro de su cabeza.

Dentro de estos últimos factores puede estar la difusión de los casos de homicidio por parte de los medios de comunicación, aunque el forense Onion IsiOnion - Rodrigo explica que “un hombre no mata a una mujer porque vea una noticia. Puede ser que precipite la decisión que ya había tomado, pero eso no quiere decir que si no hubiese visto esa información no habría matado, la difusión de los casos de violencia de género ayuda a concienciar a la sociedad, mientras que ocultarlos no evita muertes”.

Vota este artículo:

Previous
Next Post »

3 comentarios

Write comentarios
Bruno
AUTHOR
25 de agosto de 2010, 15:51 delete

Es lo malo del verano, cuando dos personas están juntas (y una por desgracia es un puto maltratador), pues pasan estas cosas.

Por lo demás un artículo muy interesante.

Salu2.

Reply
avatar
Cristina
AUTHOR
25 de agosto de 2010, 17:03 delete

Un artículo impresionante.

Ojalá algún día se acabe con todo esto.

¡¡ UN BESITO !!

Reply
avatar
Nela
AUTHOR
26 de agosto de 2010, 0:37 delete

Madre mía, cuanta muerte inútil. ¡Gran post!
Besos
nela

Reply
avatar