La brisa.

labrisa Llego a mi casa por la noche, vengo de estar de marcha con mis amigos… ufff estoy reventado, nada más llegar me meto en el baño y echo una meada que me deja nuevo y luego me dirijo a mi cuarto, me quito la ropa con olor a noche (ya sabéis olor a alcohol, tabaco) y me acuesto.

Cuando poco a poco me voy durmiendo, noto una ligera brisa que sopla por mi oreja derecha, y con mi mano izquierda hago el gesto de espantar algún bichito o algo de eso.

La brisa deja de soplar, pero cuando otra vez voy conciliar el sueño, la brisa vuelve a soplar, de nuevo en la oreja, es cuando me cabreo y enciendo la luz, y me pongo a buscar al maldito bicho que no me deja dormir, pero no hay nada.

Así que apago la luz y al cabo del tiempo la puta brisa esa vuelve a soplar por mi oreja, me quedo parado sin hacer nada, si hacer ningún movimiento, y la brisa no cede, hasta que nuevamente no aguanto más y enciendo la luz, cabreado, muy cabreado y me doy cuenta que una de las hojas de la ventana está un poco abierta.

¡ Cojones !, digo mientras me río, así que cierro la ventana, me aseguro de que no hay ningún bicho y nuevamente de dispongo a dormir, en este intento parece que tengo más suerte y cojo el sueño rápidamente, algo muy poco normal en mi, ya que me cuesta mucho trabajo dormirme.

No sé si la brisa esa siguió soplándome en la oreja durante la noche, lo que si se, es que tuve un sueño muy extraño, soñaba que estaba en casa de un amigo y le gastábamos una broma a otro amigo que se había acostado porque estaba muy borracho, me dirigía a la habitación y cuando abría la puerta… aparecía una luz blanca cegadora, cuando la luz dejaba de brillar y abría los ojos, me encontraba en la plaza donde habitualmente solemos salir, la gente gritaba y mis amigos estaban desolados, yo estaba confuso ya que intentaba hablar con ellos pero no me hacían caso.

Tuve ese sueño durante toda la noche.

Cuando amaneció, me levanté de la cama, tenía el cuerpo mal, como con fiebre, así que no voy a la universidad, me tomo una aspirina y me meto de nuevo en la cama. Cierro los ojos y a mi mente empiezan a venir imágenes de todo tipo, mis familiares, amigos, compañeros de clase y de trabajo, mis novias, todos me dicen adiós con la mano mientras ríen, me despierto con un gran sobresalto, mientras sudo muchísimo, tengo la vista nublada y me duele todo el cuerpo.

Definitivamente tengo fiebre, y mi subconsciente hace que sueñe o imagine estas paranoias.

Cuando llega la noche, otra vez aparece esa brisa, ahora la noto en toda la cara, abro los ojos y noto como ese viento, me levanta suavemente los pelos de la cabeza, así que decido bajarme esos pelos con mi mano, al hacer ese acto, la brisa deja de soplar.

Sospecho algo y es que cuando hago algún movimiento, la brisa deja de soplar, así que la próxima vez que la brisa sople, me quedaré totalmente inmóvil y agudizaré el oído, para intentar escuchar algo, pero es muy difícil, ya que la brisa aparece cuando estoy al borde del mundo real y el mundo de los sueños y me hace dudar si pasa en la realidad o en los sueños.

Después de una semana, aún no he conseguido descubrir de dónde viene esa brisa, se lo he contado a mis amigos, pero se han reído y me han dicho que será un sueño, pero un sueño que se repite todos los días, es muy extraño y algo quiere decir.

Ya no es solamente la brisa, sino el sueño de la habitación con luz y luego la plaza con la gente gritando, estoy asustado y no sé que hacer.

Una de las noches, la brisa volvió a soplar, esa vez me cogió atento y pude contenerme totalmente inmóvil, la brisa cada vez es más fuerte y molesta, yo respiro profundamente y no muevo ninguna parte de mi cuerpo, pero la brisa me puede y sopla fuertemente, así que no aguanto más.

-- ¡ Que coño quieres ! –. Grité mientras me levantaba bruscamente de la cama.

Luego consigo dormirme y mi sueño avanza, ahora cuando abro la puerta, veo una cama y alguien acostado en ella, luego aparece la luz blanca cegadora y me encuentro nuevamente en la plaza, entonces veo que la gente está en círculo porque algo hay en medio.

Al despertar, me quedé pensando en lo sucedido, la brisa aumentó su intensidad, así como el sueño avanzó un poco más.

Esto me pasó durante otra semana más, la brisa era bastante intensa y cuando caía dormido, mi sueño avanzaba más.

Soñaba que abría la puerta, veía una cama y alguien tirado, me sentaba en una silla y me acercaba a él. luego la luz y la gente llorando, mis amigos, una ambulancia, un cuerpo en el suelo… sangrando.

En una de esas noches sabía que algo iba a ocurrir, lo sentía, algo me lo decía, no se si mi corazón o mi alma interior. No podía dormir, estaba muy nervioso esperando la brisa pero esta no llegaba, ya que aún no había alcanzado el estado entre realidad y sueño.

Por fin alcancé el momento tan esperado, la brisa empezó a soplar lo que hizo que me reincorporara un poco y estar atento a lo que podría pasar, estuve quieto, muy quieto. la brisa cada vez era más intensa, pero yo aguantaba, incluso le había cogido algo de gusto a ese viento tan sospechoso que procedía de la nada.

La brisa paso de ser intensa a notarla más cerca como si me acercaran el aparato que producía tal a la cara, y sin saber porque caí dormido, soñaba con la fiesta en casa de mi amigo, me acercaba a la puerta y la abría, había una persona tirada en la cama, me acerco a ella, mis amigos me dijeron que le gastara una broma y no se me ocurre otra cosa que soplarle… al oído y a la cara, pero no se mueve, cada vez le soplo más fuerte, hasta que cabreado se levanta, “¡que coño quieres!”, grita cabreado y me quedo helado cuando veo que esa persona soy yo, cuando me da por mirar el cuarto es idéntico al mío, que coño, es el mío.

De repente todo a mi alrededor se pone blanco y siento un dolor fuerte en mi barriga, cuando me miro las manos, las tengo llenas de sangre y estoy en el suelo, estaba en la plaza donde salgo con mis amigos, los cuales me rodean y se lamentan junto a otras personas… “ha sido en una pelea, se le acercó uno de ellos y creo que sacó una navaja y le dio una puñalada en el estómago”, escucho decir a uno de mis amigos al policía, mientras veo como me echan por encima una sábana y me recogen entra varias personas.

No me lo puedo creer… cierro los ojos y cuando los abro estoy en mi cuarto de nuevo, pero no en la cama sino sentado en una silla en frente de… de mi mismo, me acerco y me soplo al oído, suavemente, cada vez más fuerte y más cerca, hasta que consigo que me levante de la cama…

Me veo muy desconcertado e ido, mi mirada no tiene chispa ninguna y no tengo buena cara, será por el sueño que acabo de tener… o a lo mejor no.

Esto no puede seguir así, ahora me he dado cuenta de todo, pero una parte de mi cuerpo aún no se ha percatado, y esa parte de mi mente, así que ya es hora de hacer algo más que soplar para avisarla de todo ha acabado y deje de funcionar como tal.

Onion - Estefan

Previous
Next Post »

4 comentarios

Write comentarios
Stultifer
AUTHOR
27 de septiembre de 2009, 2:46 delete

Tienes una compañía en la habitación. Debes tratarla con dulzura. No grites. No conduce a nada. Cuando la admitas a tu lado tus sueños cambiarán y serán más positivos. La brisa solamente es una señal.

Reply
avatar
Celso
AUTHOR
27 de septiembre de 2009, 18:44 delete

Pues debe de ser una señal, al sufrirla varias veces.

Me ha gustado la historia, aunque el personaje del sueño era él mismo.

Un saludo.

Reply
avatar
Cristina
AUTHOR
27 de septiembre de 2009, 21:46 delete

Mientras leía el relato no llegué a pensar que el personaje del sueño fuera él mismo.

Me ha gustado mucho.

¡¡ UN BESITO !!

Reply
avatar
Isi
AUTHOR
28 de septiembre de 2009, 14:19 delete

Me ha encantado la intriga. Muy buena la historia y la foto que has puesto, que todo hay que decirlo.

Besos!

Reply
avatar