Muerte de un ‘single’.

  • El País” – Jueves, 30 de Julio de 2.009

muertedeunsingle Estoy caído contra el suelo y apenas puedo moverme. El navajazo me ha atravesado el pecho, pero respiro bien y no sangro por la boca. Veo el líquido oscuro invadiendo despacio las baldosas. Si corriera rojo brillante, inundándolas a chorro, moriría enseguida. Significa que la hemorragia no es arterial y que tengo cierto margen. Sólo necesito aguantar un poco más. Hasta que llegue Carol. ¿Qué hora es?. Casi no puedo levantar la mano. El reloj marca ahora las ocho y media. Ya tendría que estar aquí. Qué fatalidad, justo hoy llega tarde… Carol, si no vienes pronto, no me encontrarás ni podrás ayudarme; si no vienes, nadie me encontrará y moriré aquí tirado, con un agujero en el tórax, desangrado y solo. Siempre vienes a esta hora, porque es verano y porque vives cerca de la clínica y porque te gusta dar un paseo cuando todavía es día. Si fuera invierno no vendrías, pero tengo la suerte de que es verano y de que te gusta venir a buscarme antes de que anochezca… Qué dulce eres, Carol… Si no fuera verano, y si no amases los jazmines que bordean el camino, y si su olor no anunciara el atardecer, si no amases entrar por la puerta y besarme, hoy no moriría.

Carol, ¿dónde estás, qué te ha retenido, cómo te alejas de mí en este trance? Moriré aquí, en este lugar aislado por donde nadie ha de pasar si no eres tú. Si ahora llegaras, todavía habría tiempo: te daría instrucciones, controlarías la hemorragia y pedirías ayuda.

Pero no estás aquí... Ahora me doy cuenta de que ni vienes ni vas a venir jamás, Carol. Tú, que habrías sido mi salvación. No vas a venir, seamos realistas. No vas a venir porque un día te dije que si seguía viéndote acabaría enganchándome, y que no quería nada serio, que estaba muy cómodo así, y por ese motivo dejé de verte y corté de raíz nuestra relación. No vendrás porque decidí estar solo, porque la vida es muy larga y ya habría tiempo de vivir un amor, porque creía que si te perdía, en cualquier momento podría llegar otra como tú, porque no sabía que los dioses ponen precio al tiempo desperdiciado y se cabrean si rechazas sus preciosos regalos... Y si no hubiera estado ciego creyendo que en solitario habría de vivir más, y más felizmente, ahora estaría ante el resto de mi vida y no en su triste remate final. Con tu amor, habría superado este dolor en el pecho, me habrías cosido a besos, me habrías amado y ese amor mismo habría vuelto la sangre a mis venas y habría cauterizado la herida...

-- ¿Carol? ¡Carol...! ¡Has venido! No puedo creerlo...

-- Sí, Frank, así es. No he abandonado mis paseos, y lo he visto todo a través de la ventana.

-- Eres mi ángel de la guarda.

-- No, querido. Uno no mata a su ángel de la guarda, y tú me mataste. Sólo soy un espíritu errante que no tendría que estar aquí.

-- Pero...

-- Adiós, Frank. Cuídate.

Lola Beccaria es escritora, autora de “El arte de perder” (Planeta)

Previous
Next Post »

3 comentarios

Write comentarios
Celso
AUTHOR
12 de agosto de 2009, 22:59 delete

Que historia más interesante..
... aunque no me queda claro quien es carol, su novia, su mujer??.

Un abrazo.

Reply
avatar
Estefan
AUTHOR
13 de agosto de 2009, 0:16 delete

Que buena historia...
... Te estas luciendo eligiendo las historias que publica el País.

Un abrazo.

Reply
avatar
Bruno
AUTHOR
13 de agosto de 2009, 4:02 delete

Impresionante historia.

¿Entonces Carol es su angel de la guarda o su mujer?, eso no me queda claro.

Un saludo.

Reply
avatar