Sonia.

Terminamos con el último testimonio de una mujer maltratada, para la semana que viene (si el informático de su empresa le deja), Isi ya volverá a escribir en esta categoría.

016 Sonia tenía 17 años cuando sufrió una experiencia que le marcó para toda la vida.

Salían en pandilla con otros chicos y chicas del barrio y un día apareció un chico nuevo que era vecino de su amigo Sergio. Este chico procedía de una familia desfavorecida, su padre era alcohólico y un hermano mayor estaba en prisión por robar en una gasolinera (era toxicómano).

Este chico se hizo en pocos días el líder del grupo: era el más divertido y chistoso, gustaba mucho a todas las chicas del instituto y su labia les tenía a todos encandilados.

Pasados unos meses comenzaron a salir como pareja. A Sonia no le parecía nada serio puesto que le conocía y sabia que iba de flor en flor, pero a ella le gustaba y pasaban buenos ratos juntos. Los problemas comenzaron cuando un día le dijo que no se pusiera faltas cortas ni tops, “que la quería sólo para él y que nos demás se buscaran a otra”.

A Sonia le pareció excesivo dado lo incipiente de la relación, pero poco a poco fue cohibiéndose a la hora de vestir, hasta el punto de que sus amigas se reían de ella por hacerle caso.

Comenzaron a aflorar los puntos más negativos de este chico, todo resultó una carátula y detrás había una persona agresiva y conflictiva.

Cualquiera que miraba a Sonia o que la saludara era un motivo para ensalzarse en una pelea o discutir como amenazas e insultos. Las amigas comenzaron a separarse de ella por el miedo que le tenían y se veían o hablaban a escondidas para que él no se molestara. Sabía que podían ser las causantes de que Sonia reaccionara.

El aspecto físico de Sonia se fue deteriorando, tenía ojeras y la ansiedad le hacia comer poco y a veces vomitar. Lloraba por las noches porque no sabía que hacer y el miedo la tenía paralizada.

Un día, tras la presión de su madre, le contó lo que sucedía y a partir de ahí todo se resolvió. Sus padres y ella fueron juntos a denunciar a este chico y tras la charla de rigor de su padre a él, nunca más volvió a molestarla.

Rompieron definitivamente, ella se fue todo el verano a casa de unos primos y al volver el chico había desaparecido. Los amigos le dijeron que se fue a trabajar a las islas.

Tuvo suerte.

Post relacionados:
Testimonios de mujeres maltratadas (Milagros).
Testimonios de mujeres maltratadas (Carmen).

Onion Isi Onion -  Celso

Previous
Next Post »

3 comentarios

Write comentarios
Bruno
AUTHOR
20 de octubre de 2009, 12:41 delete

Muy buena trilogía.

Cada semana habeis publicado un artículo cada uno.

Respecto a Sonia el novio parecía un moro, cualquiera que la mirara o se pusiera minifalda se enfadaba el cab***.

Menos mal que lo dejó a tiempo, gracias a las ayudas de los familiares y amigos.

Salu2

Reply
avatar
Estefan
AUTHOR
20 de octubre de 2009, 16:59 delete

Que le hace el novio de Sonia no es normal.

¿Como puede cohibir a la chavala de llevar tops y minifaldas?.

Menos mal que lo dejó a tiempo.

Un abrazo.

Reply
avatar
Cristina
AUTHOR
20 de octubre de 2009, 22:12 delete

Una retirada a tiempo es una victoria.

Y me alegra de que Sonia lo hiciera.

¡¡ 1 BESITO !!

Reply
avatar